Estos días se celebra la Semana Europea para la Seguridad y Salud en el trabajo organizada por EU-OSHA y sus socios. El propósito es concienciar a la población sobre la salud laboral y mejorar las condiciones de salud de los trabajadores europeos.

La semana de este año está dedicada a las sustancias peligrosas, en muchas ocasiones desconocidas por los propios trabajadores, y que pueden introducirse en el organismo por diversas vías (respiratoria, a través de la piel e incluso al ingerir alimento en un lugar de trabajo contaminado).

¿En qué medida pueden afectar a nuestra salud?

En algunos casos producen alteraciones en la salud, desde leves como irritación ocular hasta casos de malformaciones congénitas y cáncer.

La exposición prolongada a las sustancias peligrosas es un factor determinante en la génesis de enfermedades, encontrando entre las más frecuentes las respiratorias y las dermatológicas.

No olvidemos que la exposición a sustancias peligrosas y cancerígenas es una de las principales causas de cáncer por detrás del tabaco, el sobrepeso o el alcohol.

Por si fuera poco, pueden representar riesgos para la seguridad, causando incendios o explosiones. Según una encuesta de la Agencia Europea para la Seguridad y Salud Laboral, el 18% de los trabajadores de la Unión Europea declararon estar expuestos a productos o sustancias químicas durante al menos una cuarta parte de su tiempo de trabajo.

Son millones los trabajadores europeos expuestos a estas sustancias, que pueden encontrarse en estado sólido, líquido o gaseoso. Algunas de ellas ya han sido prohibidas, como es el caso del amianto. Pero hay muchos sectores laborales afectados, porque las sustancias peligrosas se hallan en productos de limpieza, cosméticos, pinturas, residuos sanitarios y en ambientes con polvo (de harina, por ejemplo).

Durante la semana europea se van a organizar distintos cursos y talleres en 46 ciudades españolas. También se incidirá en el peligro para los grupos más vulnerables, como las embarazadas o las mujeres en periodo de lactancia.

Las nuevas tecnologías y los procesos de trabajo actuales también pueden generar sustancias peligrosas. Las  energías alternativas, los nanomateriales y la digitalización son algunos de ellos.

¿Qué debemos esperar de las empresas para evitar los efectos negativos de estas sustancias?

Es fundamental la realización de una correcta evaluación de riesgos en el puesto de trabajo, la formación continua dentro de la propia empresa y la adopción de las medidas preventivas adecuadas.

Y sobre todo promover el conocimiento de las mismas.

Aquí puedes encontrar recursos recomendados por la Agencia Europea para la Seguridad y Salud en el trabajo