Información actualizada a 13-04-2020

¿Qué es el COVID-19?

Se trata de una enfermedad infecciosa producida por una variante de coronavirus descubierta recientemente (en diciembre del año 2019)

¿Cuáles son los síntomas de la enfermedad?

Son parecidos a los de la gripe, generalmente tos, fiebre, y cansancio. Otros síntomas son dolores musculares, diarrea, dolor de garganta y/o de cabeza. Puede provocar  sensación de falta de aire (disnea) y en los casos más graves puede evolucionar a una neumonía. Se ha descrito recientemente la pérdida de gusto u olfato (sobre todo en jóvenes), pero todavía se está investigando si se trata de un verdadero síntoma inicial de la enfermedad. Lo mismo sucede con la urticaria o con lesiones similares al panadizo en los dedos y la conjuntivitis.

¿Cómo nos podemos contagiar?

A través del contacto directo con una persona infectada (tos, estornudos o por cercanía, las gotas que se expulsan de nariz o boca pueden inhalarse). Estas microgotas también pueden caer sobre superficies y podemos contagiarnos al entrar en contacto con ellas y tocarnos la nariz, los ojos o la boca. Por eso es fundamental mantener una distancia mínima de uno a dos metros con otras personas y limpiar las superficies de contacto frecuente.

¿Cuál es el periodo de incubación?

Puede oscilar entre uno y catorce días

¿Cuándo podemos contagiar la enfermedad?

En cualquier fase de la misma, incluso desde que presentamos los primeros síntomas. También se han descrito contagios a partir de personas asintomáticas.

¿Cuál es la población más vulnerable?

Son las personas mayores de 60 años, y aquellos que padecen hipertensión arterial, enfermedades cardiovasculares, diabetes, cáncer, enfermedades pulmonares crónicas o inmunodepresión. La obesidad es un factor de riesgo porque está asociada a otras enfermedades como diabetes o hipertensión.

¿Por qué es más frecuente en ancianos?

El sistema inmunitario de este colectivo es en la mayoría de los casos menos activo por el propio proceso de envejecimiento y además suelen presentar enfermedades asociadas.

¿Cuánto tiempo puede resistir el virus activo en las superficies de contacto?

Dependiendo de las condiciones atmosféricas (temperatura y humedad), pueden resistir incluso varios días. De ahí la importancia de la limpieza de superficies con desinfectantes comunes, especialmente si una persona infectada ha estado en contacto con ellas.

¿Es útil el uso de mascarillas?

La Organización Mundial de la Salud no recomienda el uso generalizado de mascarillas, sobre todo en personas sanas. Sin embargo, cualquier medida de protección es recomendable cuando tenemos que desplazarnos fuera de nuestra vivienda habitual. Siempre deben ser usadas por las personas infectadas y sus cuidadores y por el personal sanitario, recomendándose  de diferente material según el colectivo que la use.

¿Cómo nos podemos proteger del coronavirus?

Lavado de manos frecuente, sobre todo tras regresar a casa, y después de tocar superficies de paso en empresas, visita a supermercados o lugares públicos, antes y después del contacto con un posible caso de coronavirus o cada vez que atendemos a una persona contagiada. Las manos se pueden lavar con agua y jabón o con una solución desinfectante a base de alcohol.

Cubrirnos la boca y la nariz con la parte interior del codo cuando tosamos o estornudemos o con un pañuelo que debemos tirar una vez usado.

Evitar en cualquier caso tocarnos la nariz, la boca o los ojos.

Mantener una distancia mínima de 1 metro con cualquier otra persona (sería recomendable que fueran 2 metros de distancia para asegurarnos de este modo un alejamiento eficaz)

Limpiar las superficies de contacto en casa y en los lugares públicos.

No salir del domicilio bajo ningún concepto excepto en los supuestos autorizados. Y evitar en estos casos el contacto estrecho con cualquier persona (no acercarnos a menos de dos metros).

¿Por qué aislar a los niños “sanos” en casa?

Los niños pueden estar asintomáticos o presentar un cuadro leve de la enfermedad, por lo que son fuentes de contagio, y además son menos escrupulosos en la limpieza. Si se juntan muchos niños, el contagio se incrementa de forma exponencial.

¿Qué hacer si estoy amamantando a mi bebé?

Nada desaconseja que una mujer sana continúe con la lactancia materna. Si se ha estado en contacto con una persona contagiada, se deben emplear mascarilla y guantes como precaución. Ante síntomas de enfermedad o en casos de COVID-19 confirmados, se debe consultar con el pediatra para que indique la mejor opción. En cualquier caso, es necesario lavarse las manos.

¿Qué medicamentos se emplean para tratar la enfermedad?

En la actualidad no hay medicamentos que curen el COVID-19. Ya se emplean fármacos en hospitales que pueden reducir los síntomas y acortar el proceso. También hay diferentes ensayos clínicos con distintos tratamientos y con posibles vacunas. Si estamos en casa y tenemos síntomas leves, podemos tomar medicamentos que mejoren dichos síntomas asociados a la enfermedad, como el paracetamol, pero siempre deben estar prescritos por un profesional sanitario.

¿Es cierto que tomar ibuprofeno o algunos medicamentos antihipertensivos pueden agravar el curso de la enfermedad?

Aunque se siguen realizando estudios sobre el tema, estos medicamentos no deben suspenderse si  se trata de tratamientos crónicos.

Las mascotas, ¿pueden contagiar la enfermedad?

Se han descrito algunos casos de mascotas infectadas por enfermos de COVID-19 (aunque  contados), pero el contacto entre personas es el medio principal de propagación de la enfermedad. Por el momento no está confirmado que las mascotas infectadas puedan transmitir el COVID-19.

¿La ropa o la suela de los zapatos, pueden contagiar cuando regresamos a casa? ¿Y la compra del supermercado o el dinero?

La ropa y la suela del zapato o el dinero en monedas o billetes no se consideran un verdadero vehículo de transmisión. Lo que evita los contagios es el lavado de manos al regresar de la calle tras acudir a la compra y además es conveniente cambiarse de ropa y lavarla de la forma habitual. También podemos pasar los envases de la compra con un paño impregnado de una solución de agua con unas gotas de lejía.

Sin embargo, tras regresar del trabajo habitual sí es recomendable ducharse y lavar la ropa a una temperatura entre 60º a 90º.

¿Cómo manipular los alimentos?

No hay pruebas de que los alimentos sean una vía de transmisión del coronavirus. Como hacemos siempre, las frutas y verduras deben lavarse con agua del grifo. Para mas seguridad, la fruta con piel o verdura cruda se puede sumergir unos minutos  en agua con lejía (una cucharadita de postre de lejía por cada tres litros de agua), aclarándola bien con agua del grifo. Cocinaremos los alimentos a 60 grados al menos durante cuatro minutos.

¿Me realizarán el test para comprobar si tengo la enfermedad?

La prueba para diagnosticar el coronavirus se ha limitado y no se realiza de forma indiscriminada. La práctica actual es hacerla ante la presencia de una infección respiratoria aguda (hospitalizados, personal  sanitario y otros supuestos). Se valora en cualquier caso de manera individualizada. Ante síntomas leves de enfermedad y en personas que no pertenezcan a grupos de riesgo no se realiza el test diagnóstico de forma habitual y se recomienda la cuarentena.

¿Qué hago si tengo síntomas?

Ante la presencia síntomas de enfermedad (fiebre y/o  tos y/o sensación de falta de aire), debemos permanecer en nuestro domicilio y contactar con los servicios de salud mediante los teléfonos habilitados por la Comunidad Autónoma correspondiente (se adjunta enlace).

http://www.mscbs.gob.es/profesionales/saludPublica/ccayes/alertasActual/nCov-China/telefonos.htm

No se debe acudir a los servicios de urgencia si no es estrictamente necesario. Los servicios médicos irán valorando cada caso y los pasos a seguir.

¿Cómo aislarnos correctamente cuando tenemos que hacerlo?

Si es posible, debemos permanecer en una habitación ventilada, si disponemos de baño propio mejor. Debemos evitar en lo posible cualquier tipo de contacto con familiares y/o cuidadores a menos de dos metros de distancia y extremar las medidas de limpieza en la habitación (sobre todo las superficies de contacto y el baño). Si es posible debemos usar mascarilla y guantes. Limpiar con agua caliente y lavavajillas platos, vasos, cubiertos y otros artículos de uso habitual. Y no olvidar el lavado de frecuente manos.

¿Hay que adoptar medidas especiales con los mayores?

En algunas ocasiones el confinamiento de los mayores puede derivar en una desorientación temporal o permanente. Algunos consejos: Que no dejen de caminar cada día cuanto puedan por el espacio del que dispongan, aunque sea muy pequeño, y también que realicen estiramientos y movimientos de brazos, piernas, flexiones de tronco, siempre adaptadas a la movilidad y el estado de cada persona. Hay mucha información en las redes sociales sobre el tema. También deben mantener unos horarios, hábitos de limpieza y vestirse cada día como si fueran a salir a la calle. Es conveniente que apunten en un cuaderno las tareas de cada día, lo que han comido, si han tomado la medicación, etc.  En cuanto a la alimentación, no debe faltar la fruta y la verdura, legumbres y lácteos. Es muy importante beber al menos dos litros de agua al día para mantener una hidratación correcta. Debemos apoyar a la persona mayor, comunicarnos con ella y facilitarle juegos, lectura, películas, siempre adaptándolo a sus gustos y posibilidades. Mientras estén aislados, la relación con familiares o amigos mediante videollamadas o mensajería es muy enriquecedora.

Departamento Médico de International SOS España

*** NOTA: Estas preguntas frecuentes pueden sufrir modificaciones, según los avances en el conocimiento sobre la enfermedad y las instrucciones de las Autoridades Sanitarias