Cuando nos disponemos a viajar en avión a todos nos inquietan determinadas cuestiones referentes al equipaje, los billetes, el embarque, y demás detalles de nuestro vuelo. Sin embargo, existen ciertas personas para las cuales emprender un viaje resulta mucho más complejo. Son los denominados pasajeros especiales, a los cuales las compañías aéreas dispensan un trato diferente, en función de su situación personal y física. Nos referimos a personas con movilidad reducida,  menores,  mujeres en estado de gestación y enfermos o personas con dificultades temporales.

La normativa comunitaria, a través del Reglamento (CE) 1107/2006 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 5 de Julio de 2006, sobre los derechos de las personas con discapacidad o movilidad reducida en el transporte aéreo, intenta paliar las dificultades con las que se encuentran las personas con movilidad reducida y reconoce una serie de derechos como la atención integral en los aeropuertos y la prohibición de denegar una reserva o el embarque alegando motivos de discapacidad. El Reglamento se aplica a las personas con movilidad reducida que utilicen vuelos con origen un aeropuerto comunitario, que transiten por un aeropuerto comunitario, o que tengan su origen en un aeropuerto no comunitario con destino comunitario. También es aplicable en Noruega, Suiza e Islandia.

La Directiva 95/46/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 24 de octubre de 1995, relativa a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, debe ser de estricta aplicación, con el fin de garantizar que se respete la intimidad de las personas con discapacidad o movilidad reducida, que la información requerida se limite a cumplir las obligaciones de asistencia establecidas en el Reglamento y que no se utilice en contra de los pasajeros que solicitan el servicio.

  • Pasajeros con Movilidad Reducida (PMR)

Con carácter general se consideran PMR a aquellos pasajeros que necesitan ayuda de otra persona para realizar una evacuación de emergencia.

Es responsabilidad de las compañías, los aeropuertos y los agentes de los servicios relacionados con ambos, atender las necesidades de los PMR, que son todos aquellos pasajeros cuya movilidad está limitada, debido a cualquier discapacidad física, sensorial, de locomoción, mental, o debido a su edad o estado de salud. Pero también podrán exigir que estas personas viajen  acompañadas de otra, capaz de facilitar la asistencia necesaria.

Se pueden dividir en dos categorías:

  • Ambulatorios: personas sordas, ciegas o con discapacidad intelectual. Capaces de moverse dentro del avión sin ayuda, o con asistencia puntual.
  • No ambulatorios: personas no capacitadas para moverse sin ayuda dentro del avión.

Las compañías permiten a los PMR permanecer en su silla de ruedas hasta llegar a la puerta del avión, siempre y cuando la silla sea manual y no sea necesario el acceso a escaleras, en caso contrario la compañía proporcionará una silla para el traslado, entregando la silla de ruedas al llegar al destino. Las sillas plegables podrán depositarse en la cabina del avión y las sillas con batería en  la bodega por motivos de seguridad. La compañía facilitará la silla de ruedas que sea necesario utilizar a bordo del avión. Los pasajeros que necesiten el servicio de sillas de ruedas, deberán ponerlo en conocimiento de la compañía cuando efectúen la reserva, especificando el tipo de silla que necesita según sus necesidades, para tener prevista la asistencia que requiere cada pasajero. Es importante que siempre se informe de sus limitaciones reales a la hora de realizar la reserva, con al menos 48hs de antelación a la salida del vuelo, a través de los canales de reserva disponibles en su agencia de viajes o compañía aérea y en los aeropuertos españoles también es posible hacerlo a través de los canales que Aena pone a disposición de los pasajeros.

Las compañías aéreas utilizan unos códigos reconocidos internacionalmente para identificar el nivel de asistencia que tiene que prestar al PMR:

  • WCHR: pasajeros que precisan asistencia en el traslado del avión a la terminal, autosuficientes para embarcar y desplazarse en el interior del avión.
  • WCHS: pasajeros que precisan asistencia entre el avión y la terminal, y para embarcar (subir las escalerillas). Pueden desplazarse en el interior del avión.
  • WCHC: pasajeros sin movilidad y no autosuficientes. Precisan asistencia completa hasta el asiento de la aeronave y dentro de la misma. En viajes de más de tres horas necesitan ir con acompañante.
  • DEAF: pasajeros sordos.
  • BLND: pasajeros con discapacidades visuales.
  • DEAF/BLND: pasajeros sordociegos, deberán ir con acompañante.
  • STCR: pasajero en camilla
  • MAAS: pasajero que necesita asistencia.
  • WCHP: pasajero que precisa ayuda para llegar a su asiento y que necesita silla de ruedas para moverse en el interior del avión.

Y una vez en el aeropuerto, los PMR deberán presentarse en los puntos de encuentro habilitados por la compañía aérea o por Aena, según se haya realizado la reserva, con dos horas de antelación a la salida del vuelo y avisar de su llegada solicitando la asistencia. El personal del servicio de asistencia le asistirá desde ese punto de encuentro hasta que esté sentado en el asiento del avión.

El Reglamento (CE) 1107/2006 del Parlamento Europeo, recoge los DERECHOS que deben conocer todos los PMR y sus acompañantes, y que podrán ser exigidos durante el vuelo.

  • Derecho a información.
  • Derecho a reembolso o transporte alternativo: en caso de denegación de embarque, se ofrecerá la pasajero y acompañante que podrán elegir entre el reembolso íntegro del billete en el plazo de 7 días, conducción hasta el destino final lo más rápidamente posible o conducción al destino final en una fecha posterior que convenga al pasajero. (Reglamento 261/2004 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 11 de Febrero de 2004, que establece las normas mínimas aplicables en caso de denegación de embarque).
  • Derecho a asistencia: prestada tanto por el aeropuerto, como por la compañía aérea, en la salida, en la llegada y en las diferentes conexiones que haya que realizar durante el vuelo.

La asistencia prestada por el Aeropuerto debe permitir al pasajero:

a) Comunicar su llegada y su solicitud de asistencia en los puntos de encuentro.

b) Desplazarse al mostrador de facturación.

c) Comprobación de billete y facturación de equipaje.

d) Pasar los controles de seguridad.

e) Embarcar en el avión.

f) Desplazarse a su asiento.

g) Guardar y recuperar su equipaje dentro de avión.

h) Desplazarse desde su asiento a la puerta del avión.

i) Desembarcar del avión.

j) Desplazarse desde el avión hasta la recogida de equipaje.

k) Desplazarse al punto de encuentro para la salida.

l)- Conexión con otros vuelos.

m) Asistencia en tierra en el manejo de equipos de movilidad.

n) Asistencia en tierra, cuando proceda, a los perros guías.

La Asistencia prestada por las compañías aéreas comprende:

  1. Transporte en cabina de perros guía reconocidos.
  2. Transporte del equipo médico, hasta dos equipos de movilidad incluidas las sillas de ruedas eléctricas.
  3. Comunicación de la información esencial relativa a los vuelos en formato accesible.
  4. Realización de todos los esfuerzos razonables para disponer los asientos conforme a las necesidades de cada persona, siempre que los requisitos de movilidad y seguridad lo permitan.
  5. Ayuda para desplazarse a los servicios si es preciso.
  6. Asiento para el acompañante junto a la PMR, en la medida de lo posible.

La normativa comunitaria establece el Principio general prioridad para las personas con movilidad reducida y sus acompañantes o perros de acompañamiento certificados e igualmente se establece como regla general la prohibición de denegar el embarque por discapacidad o movilidad reducida, excepto por motivos de seguridad, que exijan la limitación del número de PMR que pueden  viajar en el avión.

Además de la normativa sobre pasajeros discapacitados, las aerolíneas están sometidas a una estricta regulación en materia de seguridad que establece restricciones tendentes a garantizar la seguridad del resto de los pasajeros. Así, un PMR no podrá sentarse en una ventanilla o puerta de socorro. Del mismo modo, el número total de PMR en un vuelo ordinario no puede superar el 10% de la capacidad del avión.

Con respecto al Equipaje, según los Convenios Internacionales, la indemnización por pérdidas o daños a su equipaje personal (incluida la silla de ruedas), se calculará sobre la base del peso del objeto, no sobre el valor, salvo que previamente se haya hecho una declaración especial y se haya abonado una tarifa superior a la hora de facturar.

  • MENORES

Los menores de doce años, como regla general, deberán viajar acompañados de un mayor de edad. Algunas compañías disponen de un servicio de acompañante, que consiste en que un miembro de la tripulación de cabina estará al cuidado del menor, previo pago a la compañía del servicio.

Los niños a partir de cinco años podrán viajar solos, siempre y cuando se firme un Descargo de Responsabilidad por su representante legal y se garantice que en el aeropuerto de llegada se hará cargo de él un adulto debidamente identificado.

Las compañías aéreas disponen también de servicios especiales para bebés y niños de corta edad, como juegos y menús infantiles, siempre que se solicite previamente.

  • MUJERES EMBARAZADAS

Se recomienda no efectuar viajes en avión cuando el período de gestación supera las 32 semanas. No obstante, si fuera necesario realizar un viaje superado este período de gestación, la compañía aérea puede exigir que se firme un Descargo de Responsabilidad, ante cualquier contingencia que surja durante el vuelo, derivada de su estado.

La compañía aérea exige certificado médico en caso de superar las treinta y dos semanas de gestación, o si el tiempo de embarazo es incierto o existen complicaciones en él.

El certificado deberá estar emitido dentro de los siete días previos al vuelo. Asimismo, con carácter general, se recomienda no viajar dentro de los siete días previos al parto ni en los siete posteriores al mismo.

  • ENFERMOS Y DISCAPACITADOS TEMPORALES

La mayor parte de los pasajeros especiales que viajan en avión, es muy probable que no tengan ningún inconveniente durante el vuelo, no obstante hay ciertas situaciones que requieren una consulta previa con su médico de cabecera o especialista para adoptar las medidas oportunas para cada caso y reducir al máximo los riesgos posibles. Asimismo puede consultar a su compañía de asistencia en viaje pues el asesoramiento es un servicio habitualmente incluido en las pólizas.

Antes de salir del domicilio, se debe comprobar que se dispone de toda la medicación necesaria durante el viaje en el equipaje de mano y que se tienen las cantidades necesarias para cubrir sus necesidades en caso de retraso del vuelo o cualquier otra incidencia. Es conveniente disponer asimismo de la receta del médico prescriptor o de un informe médico que detalle el tratamiento que se está siguiendo.

Se detallan a continuación algunos casos frecuentes, aunque no se trata de una lista exhaustiva:

  • Pasajeros con discapacidad sensorial: El personal de la compañía aérea prestará la asistencia necesaria durante el vuelo, explicando los procedimientos de emergencia y ayudando a retirar las muletas o bastones antes del despegue. Así mismo prestarán asistencia a los pasajeros para comer y desplazarse.
  • Pasajeros con insuficiencia respiratoria: En el caso de necesitar oxígeno durante el vuelo, la compañía aérea lo facilitará, ya que no está permitido llevar su propio oxígeno en cilindros; En algunos casos la compañía puede cobrar por este servicio. Existen asimismo generadores homologados de oxígeno que pueden ser autorizados por las aerolíneas..
  • Pasajeros que viajan con perroguía: El perro podrá viajar en el avión sin cargo adicional. Deberá ir debidamente equipado con bozal, collar y correa. Si viaja en cabina, irá junto al pasajero en el lugar designado por la tripulación. Si viaja desde un país distinto a España, deberá tener en cuenta la normativa nacional sobre perros de asistencia, ya que puede ser que según estas normas deba viajar en la bodega del avión.
  • Pasajeros que han sido operados recientemente*.
  • Pasajeros que viajan con las piernas escayoladas*.
  • Pasajeros que han sufrido un infarto, angina de pecho o tienen trastornos circulatorios*.
  • Pasajeros con enfermedad pulmonar*.
  • Pasajeros con sinusitis crónica, infecciones del oído medio u otitis*.
  • Pasajeros que sufren congestiones nasales derivadas de infecciones o alergias respiratorias*.

*En todos estos últimos casos, los pasajeros deberán seguir las recomendaciones de sus especialistas para su adecuación al vuelo y precauciones que deben llevar a cabo durante el mismo. La compañía se hará cargo de facilitarles toda la asistencia precisa, en la medida de lo posible y siempre que los pasajeros hayan presentado la solicitud pertinente (documento MEDIF) y hayan recibido la autorización para el vuelo de los servicios médicos de la aerolínea.

La compañía aérea deberá informar a todos los pasajeros sobre las Normas de Seguridad durante el vuelo y adaptar el formato de dichas normas a las circunstancias de los pasajeros especiales, en cuanto al idioma y soporte físico, para que todos puedan conocer el contenido de las mismas sin ningún tipo de dificultad.

Así mismo se debe tener en cuenta, que las compañías aéreas disponen de un Servicio Médico que valorara si determinados pasajeros enfermos pueden o no realizar el vuelo y en qué condiciones. Si su traslado debe hacerse en camilla, obligatoriamente deberá ir acompañado de otra persona y se debe consultar a la compañía el coste adicional de dicho servicio.

Para una información más detallada, dependiendo de cada caso concreto, se puede consultar la información disponible en los aeropuertos, en la página web de Aena (www.aena.es) y en la web de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (www.seguridadaerea.es). Y siempre habiendo informando previamente de la situación especial a la compañía aérea o agencia de viajes donde se realice la reserva, para garantizar la asistencia en el aeropuerto y durante el vuelo.

Deyanira Delgado Ribagorda – Abogado Asistencia Jurídica Telefónica