Conducir en países ajenos al nuestro es algo que normalmente no valoramos en su justa medida. Todos los que conducimos lo hacemos con la sensación de hacerlo correctamente, sin pararnos ni tan siquiera a reflexionar en los vicios que hemos adquirido con los años, por no hablar de las condiciones de las carreteras o costumbres de conducción propias de otros países. Pero conducir es algo muy serio y si repasamos algunas estadísticas, podemos ver que entre julio y agosto en nuestras carreteras fallecieron 259 personas, lo que representa un 15% de incremento respecto al año anterior. Más dramáticas son las cifras globales que facilita la Organización Mundial de la Salud, que habla de unas cifras en torno a 1.250.000 fallecidos y 50.000.000 de heridos en accidentes de carreteras en todo el mundo a lo largo del año pasado.

En International SOS somos conscientes de este riesgo, y por eso elaboramos conjuntamente con Control Risk nuestro Road Safety Travel Risk Map, donde se puede apreciar de forma muy gráfica el grado de riesgo que supone conducir en cada país. No es algo a minusvalorar, pues apenas 28 países a nivel mundial regulan correctamente en sus legislaciones factores de riesgo tan importantes como la velocidad, el alcohol o el uso del casco, cinturón de seguridad y dispositivos para menores.

La situación se ve desde otra perspectiva con estos datos, pero no acaba aquí. Cuando por motivo de un accidente de tráfico hay que activar un servicio de asistencia, contar con medios para el traslado o evacuación es algo fundamental de la misma manera que lo es contar con centros médicos adecuados que permitan gestionar un volumen de casos importante. Cuanto más difícil sea acceder a un determinado destino, mayor dificultad habrá en el desplazamiento de acompañantes, en la evacuación o traslado, e incluso para encontrar alguien que pueda dar la atención necesaria a los heridos.

Desde International SOS, en colaboración con Global Road Safety Partnership, ofrecemos consejos tales como prestar atención a aspectos que nos permitan planificar correctamente un desplazamiento y que sin duda alguna varían de un país a otro como: las condiciones de las carreteras y meteorológicas, densidad de tráfico, conocer la normativa y requerimientos en caso de accidente, las costumbres locales, verificar la presencia y estado de los elementos de seguridad (es importante tener presente que el riesgo de fallecimiento se reduce en un 50% al llevar el cinturón de seguridad en las posiciones delanteras, y en un 70% en el caso de las posiciones traseras). Además International SOS pone a disposición de sus clientes un amplio catálogo de formación para afrontar en mejor medida los riesgos que se afrontan en un desplazamiento, como el módulo de Conducción Segura en relación al tema que tratamos. No tenemos que olvidar que el 30% de los accidentes de tráfico tienen relación con asuntos laborales.

Marcos Nieto

Business Development Manager