Nadie duda que la internacionalización de las empresas es la clave del crecimiento presente y futuro, y la empresa española en estos años ha logrado excepcionales resultados tanto en el volumen de negocio y como en la extensión geográfica.

Pero esta expansión internacional debe intensificarse todavía mucho más, compitiendo con multinacionales de otros países, siendo África y Asía las áreas más importantes. En esas zonas la presencia española es testimonial debido a los riesgos existentes, y será fundamental gestionar adecuadamente los condicionantes médicos y de seguridad para poder competir.

Últimamente han aparecido numerosos focos de inestabilidad política con consecuencias para la seguridad de viajeros y expatriados, tanto en lugares de riesgo elevado como Venezuela, Irak, Líbano y Haití, como en países con riesgo moderado como Bolivia y Ecuador. Sin embargo, también hay situaciones de inestabilidad en países tradicionalmente de riesgo bajo como Chile o Hong Kong.

Es destacable el incremento de las catástrofes naturales como tornados y huracanes, posiblemente  relacionados con el aumento global de las temperaturas. Las crisis sanitarias como el Zika, Ebola o Gripe Aviar parecen bajo control, pero no sería extraño para nadie que aparecieran en cualquier momento nuevos riesgos sanitarios y que se extendieran rápidamente por la elevada movilidad internacional.

Ante el panorama económico actual que enfatiza la importancia de una expansión internacional cada vez más ambiciosa, es necesario que las empresas profesionalicen  su gestión de riesgos médicos y de seguridad, yendo más allá del seguro de viajeros y expatriados. El seguro por definición responde ante un siniestro- es reactivo-  y si hay daño a las personas ya es tarde, la empresa debería haber evitado ese daño. La organización debe previamente analizar y mitigar los riesgos, evitando su materialización en un siniestro que podría ser fatal: el seguro «no es suficiente», y la empresa debe realizar una completa gestión del riesgo.

Proteger a viajeros y expatriados es no solo una obligación legal para los administradores sino un claro deber moral. La omisión de este deber puede llegar a ser delito penal, y estos riesgos deben encuadrarse en el mapa de riesgos penal de las empresas por delitos contra la seguridad de los trabajadores.

Dicho Deber de Protección (en inglés “Duty of Care”), es la herramienta más valiosa para que el talento se desplace donde hay negocio, incluidos países de riesgo. Es imprescindible que el empleado se concentre en su trabajo sin distracciones sobre su salud y seguridad, porque las mismas están garantizadas, preferiblemente dentro de una «Política de Seguridad en Movilidad Internacional».

Dicha protección exige la información y formación del viajero, para saber cómo preparar sus viajes y responder ante incidentes,  debe saber cómo mantener un perfil discreto y no llamar la atención, saber qué transporte elegir o evitar resistirse a un atraco.

Para este fin, las plataformas de elearning son muy bien recibidas por los viajeros, ofreciendo formación sobre salud, seguridad, conducción, pudiéndose profundizar para colectivos concretos como riesgos de la mujer en viaje de negocios o en situaciones específicas: desplazamientos a zonas con malaria, Zika o con riesgo de Huracanes o Terremotos.

Un capítulo fundamental en la formación es conocer los recursos que la empresa pone a disposición del empleado. Esos medios deben ser completos y muy sencillos de usar.

Ya no es aceptable que el viajero o expatriado se desplace con un listado de teléfonos: agencia de viajes, proveedor de Visados, RRHH, servicios de seguridad, seguro de viajes, seguro de salud, dirección de seguridad, etc… La tecnología permite integrar todos los servicios en un App con un número de teléfono dedicado, con protocolo único del cliente para una derivación y atención instantánea de su necesidad.

De esta forma el viajero o expatriado, llamando a un único número de teléfono obtiene la información o asistencia que necesita, y si se tratara de una exclusión en el seguro o si el proveedor no puede dar servicio, la dirección de la empresa estaría informada al instante para poder coordinar una solución alternativa.

Cuando el desplazamiento es a zonas de riesgo, no es aceptable que la empresa esté geoposicionando continuamente y guardando la información de los empleados en sus viajes. La tecnología ya permite que el empleado envíe voluntariamente su posición solo en caso de crisis, o que el viajero de permiso para que se busque su geoposición, únicamente ante una alerta que pueda afectar a su seguridad.

Por las experiencias vividas en estos más de 30 años de gestión de emergencias internacionales, cuando lo inesperado ocurre, debemos tener toda la información posible y dejar el menor espacio posible a la improvisación. Por tanto, todas las agencias de viajes deben estar conectadas con los sistemas de monitorización y con las Apps de Geoposición, para disponer en caso de crisis de los nombres , dirección de emails, números móviles y ubicaciones, incluso si las líneas de teléfonos y datos se caen temporalmente.

Es extremadamente caro, tener personal 24h/365 de seguridad o RRHH pendientes de las alertas para contactar con el personal afectado y comprobar que están bien o para canalizar su petición de ayuda. Estas comunicaciones de crisis deben realizarse por empresas especializadas, en ciclos automáticos  vía email + SMS + llamada voz, que sean capaces de sortear las dificultades de comunicación de líneas de comunicaciones dañadas o inhabilitadas.

Y por supuesto, si las capacidades locales están sobrepasadas por acontecimientos extraordinarios y el empleado necesita ayuda,  hay que desplazar sobre el terreno equipos médicos, de seguridad y psicólogos especializados puedan dar el apoyo emocional necesario para desbloquear situaciones traumáticas y para evacuar al personal de la zona en riesgo.

En resumen, la gestión integral de riesgos de salud y seguridad es fundamental para el desarrollo del negocio internacional y debe profesionalizarse con la última tecnología disponible, que facilite con una sola llamada cualquier necesidad del viajero, del expatriado o de sus familiares.

Alfonso Garrido, Corporate Market Sales Director en International SOS